miércoles, enero 09, 2008

Pepe

Mi segundo sobrino, Pepe, ha nacido hoy, un miércoles y 9 de enero. No es un día cualquiera, lo he sabido desde que empezó esta mañana al despertarme. Cada vez creo menos en las casualidades.

Le he visto apenas tres horas después de nacer. Sorprendido aún y ajeno por completo a todo lo que le rodeaba -lo que somos, lo que es el mundo, lo que es él- Pepe respiraba sus primeras horas, sin otro objetivo que existir, permanecer vivo y a salvo. Es puro instinto, instintiva pureza, belleza en estado puro... Me conmueve pensar que así empezamos todos, que así empecé yo, despacito, ajena, pura y simplemente.

Pepe es un niño afortunado por muchas razones, y nos hace afortunados a los que podemos presenciar el milagro de su vida que empieza, tan de cerca.

Es curioso darme cuenta de cómo desde hoy hay un nuevo hombre de mi vida en el mundo, y este sé que es para siempre sin ningún lugar a dudas. ¡Y me siento bien queriéndole, sin condiciones!

3 comentarios:

Mire dijo...

Beleeen!!!
FELICITAAAAAAAAAAATS a tú i a tota la família!!!!!...
Si!! la vida és increible!!! ..M'ha encantat lo de "así empecé yo, despacito,.."
Ptonas!!!

ChusdB dijo...

¡Toda tu alegría, multiplicada por infinito y un sentimiento enorme de gratitud por ese bebé que ha nacido es lo que puedo decir que sentí como madre al tener a mis 4 niños!¡Muchas felicidades,Belén, quereros mucho y seréis muy felices!

j o s e p dijo...

quina descripció tant bonica, carregada d'amor i tendresa!

enhorabona tieta!

j o s e p

 
*