jueves, abril 10, 2008

me siento poema y dibujo

Ilustración: Montse Bernal
Hay días que amanecen más grises que otros, de repente, en medio de los días de sol. Entonces recuerdo a Pessoa, cuando escribía que "es necesario ser infeliz para poder ser natural", y que no todo son días de sol (gran poema, posteado hace tiempo aquí).
Hoy amanecí un poco como el poema de Pessoa, como la mujer del dibujo... un poco menos feliz que ayer, con mariposas y libertad entre las manos, un corazón vivo y, sin embargo, invadida por una preocupación enredada entre los cabellos del pensamiento. Parece como si quisiera ser árbol, fundida con las ramas, abierta a todas las posibilidades, pero con algo que la ensombrece y le cierra los ojos...
Es la magia de los días grises, encontrar un poema y una imagen que te reflejan; la magia de las cosas menos alegres pero no menos importantes.
Por suerte el cuerpo entero es de color de rosa y los ojos pueden reabrirse y Pessoa acaba diciendo "así es y así sea"...

7 comentarios:

Tomás dijo...

Un gran poema. De esos que duelen.
Al compartir poesía, al compartir ficción, al final ya no sabe uno que se encontrará entre bastidores.
Un saludo.

b. dijo...

no acabo de entenderte... lo de los bastidores. En todo caso, gracias por la visita. Me gusta tu blog también, te posteo en los enlaces.
saludo,
b

Mire dijo...

SI los días grises aportan muchas cosas, entre ellas más y más luz para los días luminosos..
m'encanten els teus posts encara que no deixi sempre comentaris!
Amb ganes de veure't,t'envio una super abraçada!
Muaak

b. dijo...

Gracias mi amor... eres un sol en cualquier día gris.
Jo també vull veure't, i explicar-te tantes coses.
b

Francisco Parra Yout dijo...

Creo que el ejercicio más complicado para todo ser humano, es llegar a comprender que los problemas de uno no son los peores…. Pero que sí tienen mucha importancia. Encontrar el equilibrio entre ambas cosas es el don que ZEN nos lega y nos invita a descubrir.

Hay cosas que se pueden tocar con pétalos, y no por eso son suaves o dignas de caricia… hay otras que se pueden sentir como la lluvia, sin embargo son como el sol.

La pena es un regalo que hasta el más básico animal puede sentir…. Por que renegar de ella si nos enseña tanto??? He comprendido la felicidad de las cosas, en pequeños detalles de tristeza y dolor… he comprendido lo sabroso del agua cuando he tenido sed, lo delicioso del pan cuando he sentido hambre…. He comprendido lo bello de un abrazo cuando he estado solo….

b. dijo...

Sí, solo los orgullosos renuncian a lo que la pena enseña...

j o s e p dijo...

Quina meravella de paraules!!!
Sempre és un plaer llegir-te i rellegir-te ...

 
*